Pertenencia y músculo cívico como condición vital

La pertenencia y el músculo cívico consisten en tener relaciones satisfactorias y el apoyo social que las personas necesitan para prosperar. Se trata de formar parte de una comunidad y contribuir a su dinamismo. El apoyo social a través de amigos, familiares y otras redes contribuye a satisfacer nuestras necesidades prácticas y emocionales, mejora el bienestar mental, nos ayuda a superar los retos de la vida y refuerza los comportamientos saludables.